Procesos de innovación abierta
abril 4, 2017

INNOVACIÓN ABIERTA VS INNOVACIÓN CERRADA

Hace unos cuantos años, una persona que observara cómo funcionaba la innovación en una empresa podía encontrarse con un proceso que no difería mucho del de un laboratorio donde investigadores trabajasen en un proyecto. La dinámica partía de la identificación de un problema y la formulación de una hipótesis que lo resolviera. De este modo, la definición de la solución  se basaba en el know how atesorado por la empresa durante su actividad; en términos de laboratorio, la base científica y tecnológica de la empresa. Formulada esta hipótesis, el siguiente paso era el desarrollo de la misma, de forma interna, con los recursos de los que disponía la empresa: tecnológicos, humanos y materiales. Aquellos proyectos que conseguían prosperar y que fructificaban como resolución del problema, terminaban formando parte del modelo de negocio de la empresa.

Este proceso de innovación descrito encaja en el paradigma del sistema de innovación cerrada, en el que un único agente trabaja dentro del proceso fundamentándose en sus bases científicas-tecnológicas y con los recursos que tiene a su disposición, sin introducir agentes ajenos en toda la dinámica. Este paradigma adolece de varios problemas endémicos asociados a esa cerrazón que imposibilitan la eficiencia del proceso:

  • Los retos identificados pueden no contar con una hipótesis que los resuelva. La razón: la insuficiencia de la base tecnológica y científica de la empresa, incapaz de aportar ideas.
  • La etapa de desarrollo puede verse condicionada por los recursos de la empresa. Su exigüidad, especialmente en el caso de las pymes, puede convertirse en un freno a la innovación.
  • Los resultados conseguidos tras la etapa de desarrollo pueden no tener cabida en el modelo de negocio. Y, además, no tener retorno de todo lo invertido.

Innovación cerrada

LAS SOLUCIONES

La solución a estas limitaciones se encuentra en la apertura -durante todas las fases- del modelo de innovación tradicional; en permitir que agentes externos entren en el proceso para aportar su experiencia y capacidades. A este nuevo paradigma se le denomina innovación abierta. En palabras del padre de la innovación abierta, Henry Chesbrough , definimos los procesos de innovación abierta como “el uso de los flujos internos y externos de conocimiento para acelerar la innovación interna y ampliar los mercados para el uso externo de dicha innovación. De esta definición podemos extraer las características que definen este nuevo paradigma:

  • Permeabilidad: el nuevo paradigma y su apertura permite que, en cualquier punto del proceso, tanto en el de investigación como en el de desarrollo, pueda alimentarse el esfuerzo innovador de flujos externos. La base tecnológica puede proceder de fuera y adoptar resultados de investigaciones externas a los que la empresa, por sí sola, no tiene acceso. Esta porosidad también se puede aprovechar en la etapa de desarrollo mediante la incorporación de recursos externos con los que la empresa no cuenta.
  • Variabilidad: los procesos de innovación abierta ofrecen múltiples vías con las que un proyecto puede llegar al mercado, lo que elimina el problema de que los resultados del proceso de innovación no tengan salida.
    • La cesión de los productos o servicios innovadores mediante el uso de licencias a otras empresas.
    • La creación de empresas spin-off que adecuen su modelo de negocio a ese nuevo producto/servicio que no encaja en el modelo de negocio actual de la empresa.

Innovación abierta

NUEVO PARADIGMA

Con el nuevo paradigma podemos solventar los problemas que lastraban a las empresas con la innovación cerrada. Y, además, incrementar la eficiencia de todas las fases del proceso. El futuro de la innovación abierta se encuentra en ampliar mucho más el rango de colaboración.

No hay razón para conformarnos con la relación entre dos empresas. Podemos crear comunidades de innovación que permitan identificar sinergias entre empresas, universidades, centros investigación u otras organizaciones.

En Inova apostamos por este nuevo paradigma como el motor adecuado para la innovación en el tejido empresarial que nos rodea; gracias a nuestra experiencia en procesos de innovación abierta, donde colaboramos con un gran número de empresas para contribuir con nuevos productos y servicios innovadores al mercado, podemos diseñar y gestionar estas dinámicas abiertas para las empresas mediante la utilización de herramientas digitales propias -o que estén a nuestra disposición-, para que puedan llevar a cabo los proyectos de innovación que se propongan.

OPEN INNOVATION PROCESSES

A few years ago, if one looked at how innovation functioned at a given company, one would possibly find a process that would be quite similar to that of a laboratory with researchers working on a project. As in a scientific research process, a problem would be identified and, then, a hypothesis to solve it would be devised. Hence, the path towards the solution would depend on the know-how that the company would have gathered from its experience; in lab terms, the company’s scientific and technological background. Once this hypothesis was established, the next step would be to develop it internally, with the company’s own resources. The projects that were able to grow and provide a solution for a problem would end up embedded in the company’s business model.

This innovation process belongs to the closed innovation paradigm, where an entity alone carries out the process per its own scientific and technological abilities and its own resources, without the intervention of any kind of external support. Due to its closeness, this paradigm presents several problems that, on many occasions, compromise the efficiency of the process:

  • Identified challenges may not be paired with a hypothesis to solve them due to insufficient scientific and technological skills.
  • The hypothesis development phase can be hindered due to insufficient resources, particularly in the case of SMEs, and so, the innovation process comes to a stop.
  • Finally, the results obtained after the development phase may not find a place in the company’s business model and, accordingly, will not return the investment.

Closed Innovation

THE SOLUTIONS

The solution to these obstacles are found in openness, particularly when practised along all the process phases, and external entities are welcomed and encouraged to share their experience and skills. This new paradigm is called open innovation. Quoting the pioneer of open innovation, Henry Chesbrough, open innovation processes are defined as the utilisation of internal and external knowledge inputs to accelerate the internal innovation and enlarge the markets where this innovation can be applied”. From this definition, it is possible to draw the main features of the new paradigm:

  • Permeability: openness allows the company to feed any stage of the innovation process with external inputs. The technological background can come from outside the company and provide research results that the company alone would not be able to reach. This porosity can also be productive during the development stage, bringing to the company human and capital resources to energise the innovation projects.
  • Variability: open innovation processes offer multiple ways for projects to reach the market, thus avoiding the problem of innovation process results not finding application. Licensing innovative products or services to other companies, or launching spin-offs with business models specifically designed to match these new value propositions… Are good examples of how this variability can help the results of the innovation process roll out to the market.

Open Inovation

NEW PARADIGM

With the new paradigm, we can solve the problems that closed innovation models created, and also increase the efficiency of the innovation process in all its stages. The future of open innovation seems to be aimed at even broader collaboration networks. There is no reason to settle for only one or two partners, as we can create innovation communities with multiple synergies between businesses, universities, research centres and others.

At Inova Labs, we believe that this new paradigm is the right driving force for innovation. Thanks to our experience in open innovation processes, where we collaborate with a great number of companies to bring to the market innovative products and services, we can design and manage these open dynamics to help businesses develop the innovation projects they need.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.