En el 2008 empezaron a surgir las primeras aceleradoras en España con el objetivo de impulsar el desarrollo y el crecimiento de startups. Este tipo de empresas tecnológicas innovadoras se han multiplicado en los últimos años y actualmente, según los datos de la comunidad de inversión StartupXplore, contamos ya con más de 3.000 startups en toda España y cerca de 300 aceleradoras. Pero ¿qué son realmente? ¿Qué aportan a los proyectos y por qué deberían formar parte de una de ellas? ¿Cómo elegir la adecuada?

Lo más recomendable para asegurarte de que tu idea funcionará es elegir una aceleradora especializada en el sector de tu proyecto. De esta forma, no solo recibirás la mentorización más adecuada, sino que también te rodearás de otros proyectos y profesionales que te aportarán una red de contactos útil para el futuro.

Entre las ventajas de desarrollar tu empresa tecnológica en una aceleradora especializada se encuentran las siguientes:

1. Definición y validación de la idea.

Permiten al proyecto rodearse de personas y entidades con experiencia en su sector, que podrán asesorar sobre la realidad del mercado, el proceso de toma de decisiones, y el modelo de negocio más adecuado entre otros. La mayoría de las startups que triunfan en el mercado comenzaron siendo una idea totalmente distinta a la actual. En una aceleradora especializada no perderás el tiempo dándole vueltas a ideas que no tengan posibilidades de convertirse en empresas en crecimiento, para ello puede ser que tengas que renunciar a tu modelo de negocio inicial.

2. Acceso a inversores.

Facilitar a los proyectos empresariales el acceso a la financiación mediante una red de inversores y un apoyo financiero personalizado, que se adapte a las necesidades de cada iniciativa innovadora. Muchas veces resulta complicado acceder a la financiación necesaria para desarrollar en tiempo y forma un proyecto, por lo que esta parte del programa también es una gran ventaja para algunos participantes.

3. Espacio de trabajo y apoyo técnico.

Si además del espacio de trabajo, la aceleradora especializada pone a tu disposición el apoyo técnico necesario y los medios adecuados, el aprovechamiento del programa será mayor.

4. Apoyo comercial y networking.

En las aceleradoras especializadas o verticales este punto destaca especialmente, ya que suelen contar con un acceso directo a los canales de comercialización más adecuados según la estrategia de ventas de cada negocio y proporcionan en muchos casos la posibilidad de contar con los primeros clientes. Además, la participación en eventos y el acceso a la red de contactos de la aceleradora serán factores clave, así como compartir la experiencia con otros proyectos de tu mismo sector.

5. Mentorización, asesoramiento y formación.

Otros de los factores más positivos de participar en un programa de aceleración son la formación continua y la mentorización. En la medida en que el contenido de las mismas se adapte a las circunstancias y necesidades de cada proyecto, el valor aportado a los mismos será mayor. Además de tener en cuenta la temática o especialización de la aceleradora, tendrás que considerar en qué etapa de desarrollo deben estar los proyectos que buscan. Pueden apoyar proyectos en sus etapas más iniciales o seed, en fase early stage, o en fase de crecimiento o growth stage. En el caso de Senda Startup valoraremos que el proyecto esté en disposición de lograr las metas fijadas al finalizar el programa: tener un producto comercializable y primeras ventas.

¡Inscribe ahora tu proyecto en www.sendastartup.com y convierte tu idea en realidad!